Querido Enero:

Enero-Monica-vizuete

Querido Enero:

Has sido tan terriblemente injusto y tan intenso…

Sinceramente no sé ni por donde empezar, si por odiarte por haberme quitado una persona importantísima en mi vida, o por darme la oportunidad de enamorarme a primera vista de una personita.

Personalmente 4 semanas de emociones a flor a piel, y yo que me consideraba una persona tranquila y con una vida tranquila… ya, pues el comienzo de año no ha sido así.

No soy de mostrar cosas personales, ni mis pensamientos ni mis sentimientos en lo referente a lo personal. Pero ni a las personas que tengo alrededor. Soy muy dual, me gusta compartir lo bueno y maravilloso que me pasa, para eso sí soy extrovertida, pero para mis pensamientos y sentimientos menos bonitos soy muy retraída e introvertida. Siempre he sido así.

Empezases tus días llevándote a una persona importante, después de mucho luchar, te la llevaste.  Y la pena y la desidia se apoderó de mi. Recuerdo que esos días estaba todo el día del sofa a la cama y de la cama al sofa, sin tocar el móvil, y con una de mis series de fondo “Las chicas Gilmore”. No sé porqué, pero cuando estoy muy triste, muy apática, o melancólica, siempre recurro a “ellas”.

Ahí me di cuenta, una vez más, de la persona que tengo al lado, que no es sólo mi chico. Es el mejor amigo que se puede tener. Qué importante es que tu compañero/a de vida sea también tu mejor amigo. El que te da espacio, te mima, te conoce, te anima, te hace sonreír y te hace reír incluso en los peores momentos.

Y fue en gran parte por él que retomé mi rutina, me hacia falta, me costó, pero lo necesitaba. Y aunque no haya estado al 100% este mes, creo que lo he disimulado genial. Creando mucho contenido, grabando, editando, … y es verdad que cuanto más lo hacía, más me apetecía hacerlo. Y es que necesitaba tener toda mi mente ocupada, para no pensar, para no hundirme. Y no lo hice.

Y contra todo pronóstico querido Enero, me has dado algo que llevaba años queriendo. La libertad de un vicio. Sí, has conseguido que deje de fumar. Y la verdad que no me costó absolutamente nada. Lo más gracioso que fue sin más, un domingo. Ahora? ahora.

Y por último me has convertido en tía. No exactamente tú, sino mi hermano pequeño y su pareja. Es el pequeño de los 3 hermanos, pero ya es un padrazo. Y es que ya apuntaba maneras cuando se enfadaba cuando mi hermana y yo no le dejábamos jugar a los Nenucos. Y es que el domingo 22, nació mi pequeña Gala. Una niña preciosa, con una nariz perfecta y ojos rasgados. Y ahora entiendo cuando las madres y padres se quedan horas y horas mirando a sus bebés, porque estos días lo he estado haciendo. En cuanto la vi me enamoré de ella.

Vaya 31 días más intensos… Hasta siempre Enero.